Salvador, de César Heredia
El sastre y la ascensorista

Oswaldo Osorio

Esta película la escogí para inaugurar el 7º Festival de Cine de Jardín, cuyo tema era la corrupción. Por eso es difícil para mí no asociar esta cinta con ese tema, o tal vez fue al revés, cuando definimos el tema del festival, una de las primeras películas en las que pensé fue en esta. Y es que, si bien en general parece una historia de amor y desamor, de fondo, tanto en lo individual como en lo institucional, todo está determinado por estructuras y acciones corruptas, desde el gesto egoísta de un hombre hasta el aparataje de un Estado autoritario.

La Roya, de Juan Sebastián Mesa
La diáspora campesina

Oswaldo Osorio

Esta es una película sobre el campo y un campesino antioqueño, pero con una imagen de ellos muy distinta de la que aún tiene presente el imaginario colectivo, la televisión y los anuncios publicitarios. Esta es una versión actualizada y más fehaciente de lo que sucede realmente en la ruralidad de este departamento y del país entero. El relato se sumerge entre montañas y cafetales, sin perder de vista su conexión con la ciudad y con la intención de hablar de una serie de facetas de la vida campirana hasta ahora inéditas en el cine colombiano, y lo hace con sutileza e inteligencia, sin incurrir en obvias exposiciones antropológicas y con imágenes que saben expresar el peso e intensidad del paisaje.

Rebelión, de José Luis Rugeles

La vida como un cuarto sucio y desordenado

Siempre se ha dicho que la salsa es el rock de los latinos. Esto en cuanto su actitud, descarga y pasiones desbordadas. Entonces, guardadas las proporciones, los rock stars latinos son los salseros, con todos sus excesos, ímpetu y vocación autodestructiva. Lo pudimos ver, por ejemplo, con El cantante (Leon Ichaso, 2006), el biopic sobre Héctor Lavoe, y ahora este tópico lo retoma esta historia sobre Joe Arroyo. Aunque decirle historia no es exacto, porque poco argumento hay en ella, pero esa es, justamente, su principal virtud, la de ser una película que va más allá de una historia de vida, porque prefiere ahondar en el espíritu y personalidad de lo que nos propone como un atormentado genio de la música.

Vampiros tropicales en el cine
O Drácula con dieta de Vampisol

Oswaldo Osorio

Es una paradoja que los murciélagos que son vampiros, es decir, los que se alimentan de sangre de otros animales, son una especie endémica de América, y en Europa solo existen en las historias que luego, por vía del relato El vampiro de Polidori (1819) y sus sucedáneos, retornarían para ser adaptados, por la literatura y el cine, a estas selvas y calores donde escasean los castillos y sus nobles. Por eso, para hablar de vampiros en el cine del trópico –y por extensión en Latinoamerica– es necesario reflexionar primero sobre esos procesos de circulación de las ideas y los referentes entre nuestra cultura y la europea y anglosajona.

PrevioPrevio
SiguienteSiguiente
NOTICIAS

Violencia: Ensayos críticos de cine (descargue el PDF)

Escuela de crítica de cine de Medellín
Este dossier sobre La violencia en el cine, es un espacio en que los estudiantes de la segunda cohorte de la Escuela de crítica de cine de Medellín, al finalizar su primer semestre, ponen en práctica el necesario discurso de la crítica y lo hagan en torno a un tema eternamente polémico y cargado de connotaciones, tanto éticas, estéticas como de contexto. Son ocho textos que, desde diferentes aproximaciones, autores, obras y latitudes, abordan el tema con el propósito siempre de trascender el simple argumento y más bien buscar apasionadamente la interpretación, crear conexiones entre las películas, así como con las distintas formas de conocimiento, y aplicarles el juicio y la razón, como lo promulgaba Bacon, aunque con ello algo se pierda de la magia del cine, pero también sabemos que se gana mucho.
Leer más
CINE COLOMBIANO

Realismo cotidiano en el cine colombiano

Oswaldo Osorio
Uno de los más importantes preceptos de la crítica de cine es tener presentes los diferentes cánones a los que se ajustan las películas, es decir, no juzgar un filme desde un canon o modelo al que no pertenece. A buena parte del cine, sobre todo el de entretenimiento y de género, se le aplica como canon la narrativa clásica o el paradigma aristotélico de los tres actos y el conflicto central, por ejemplo. Otro canon puede ser el realismo social, conocido también como realismo crítico, al cual pertenece una significativa tendencia del cine latinoamericano de los años sesenta y setenta, un cine comprometido con su contexto socio-político.
Leer más

RECIBA EN SU CORREO LA CRÍTICA DE LA SEMANA

Busca en nuestro sitio

Cine en viñetas

TRÁILER

Enlaces Amigos

Kinetoscopio